Optimismo y menos stress con reiki

Los estudios científicos indican que es mejor ser optimista que pesimista. 

El Dr. Martin Seligman, de la Universidad de Pennsylvania ha llevado a cabo una amplia investigación en el área de los estados psicológicos positivos y se ha descubierto que las personas optimistas son más sanos física y emocionalmente, viven más, tienen más éxito, son más persistentes, y experimentan menos estrés que las personas pesimistas. 

Por lo tanto, cuando se trata de hacer frente a situaciones difíciles en la vida, es ventajoso estar en un estado de ánimo optimista. Muchos de nosotros elegimos conscientemente el optimismo como forma de vida. 

El optimismo es parte de nuestra práctica espiritual. Pasamos tiempo entrenandonos para pensar positivamente como una forma de contribuir a la salud del mundo. 

Sin embargo, como todo el mundo, es posible que como practicantes de Reiki experimentemos momentos difíciles y a veces, puede ser no tan fácil seguir siendos positivos. La enfermedad, dificultades financieras, problemas de relación, el dolor y la pérdida son muy reales y pueden causar reacciones y emociones intensas dentro de nosotros. En momentos como estos, Reiki puede ayudarnos a a traer optimismo otra vez. 

Es preciso volver a ser amables con nosotros mismos. Está bien si no somos perfectamente espirituales y optimistas todo el tiempo. Somos seres humanos, que tenemos experiencias humanas, que vivimos en un mundo imperfecto.A menudo somos demasiado duros con nosotros mismos cuando no cumplimos con nuestras propias expectativas. 

Las soluciones a nuestros problemas son más fáciles de ver, y las acciones que debemos tomar se vuelven más claras cuando practicamos Reiki todos los días. refuerza la luz en nuestro interior y alrededor de nosotros, para que no nos vemaos afectados por las emociones que nos rodean. Es más fácil sentirse optimista cuando nuestra energía vital es fuerte. Es posible vivir en la alegría y ser optimista incluso cuando tenemos momentos difíciles o experimentan emociones negativas. La alegría y el optimismo son más que una sensación externa afectada por eventos personales.

La alegría y el optimismo son altas vibraciones de luz. La alegría es nuestra creencia interna en la belleza, la gracia, el amor y la verdad. La alegría es la fe, la creatividad, la bondad, el optimismo y la compasión que tenemos en nuestros corazones. También podemos expresar alegría a través de nuestras creencias, nuestro carácter interno, comportamientos y acciones. 

A pesar de nuestros sentimientos, podemos practicar la bondad, el amor y la receptividad y ver la belleza y la infinita posibilidad de bueno en los demás, así como en nosotros mismos. Tenemos cuerpos espirituales, mentales, emocionales y físicos. Cuando nuestro optimismo se agota y nuestro cuerpo emocional es débil, tenemos que capacitar a nuestros cuerpos espirituales, mentales y físicos hasta que nuestro cuerpo emocional esté más fuerte. Los símbolos de Reiki pueden proporcionar el fortalecimiento y el apoyo a todos los niveles. 

Tienen altas frecuencias vibratorias que pueden ayudar a potenciar el espíritu, la mente y el cuerpo. El símbolo de la energía es una energía muy física y tangible. Puede ayudar en la curación del cuerpo físico y también ayudar a discernir qué acciones son apropiadas para el mayor bien de todos. El símbolo emocional mental sana y da poder a la mente. Nos ayuda a pensar en soluciones positivas e ideas creativas, y nos ayuda a crear los hábitos que necesitamos a fin de manifestarlos nuestras ideas.

El símbolo de sanación a distancia ilumina nuestros espíritus y nos conecta con el espíritu divino en todas las cosas. Cuando nuestros espíritus están despiertos, podemos escuchar nuestros propios corazones y el asesoramiento de los seres iluminados que nos ayudan en nuestra vida cotidiana. La difusión de Reiki es un gran ejemplo de cómo muchas personas están buscando la sanación espiritual y física por sí mismos, los demás y el planeta. 

En 1980, sólo veintidós Maestros de Reiki de la señora Takata eran conocidos en el mundo occidental. Hoy en día, hay millones de Maestros de Reiki y practicantes de Reiki en todo el mundo. Reiki se extiende incluso en las zonas más remotas y países. A medida que cada persona en el mundo se activa Reiki, la presencia de la luz divina se incrementa y se hace más brillante. Juntos, creamos una red colectiva de la luz divina que rodea la tierra. 

El Dr. David Hawkins 29 años de investigación apoya este punto de vista. En Poder vs Fuerza, escribe, "... en este universo interconectado, cada mejora que hacemos en nuestro mundo privado produce una mejora en el mundo en general, para todo el mundo". El Dr. Hawkins concluye que el 87 por ciento de la humanidad vive en frecuencias debilitadoras más bajas. 

Sin embargo, su investigación también concluye que, "la gente de alta energía contra-equilibra el efecto negativo de las personas de baja energía. Un individuo que vive y vibra con la energía de optimismo, pued contrarrestar la actividad negativz de 90.000 personas que se sitúan en los niveles más bajos de energías debilitadas. 

En su libro El poder de la intención, el Dr. Wayne Dyer dice esto de la investigación Dr. Hawkins: "Las implicaciones de estas cifras son inmensas para descubrir formas de mejorar la conciencia humana ... Al elevar su propia frecuencia de vibración sólo ligeramente a un lugar donde se practica regularmente la bondad, el amor y la receptividad, y donde se ve la belleza y el infinito potencial de bueno en los demás, así como a ti mismo, contrapesas a 90.000 personas que en algún lugar de este planeta están viviendo en niveles de baja energía, de la vergüenza, la ira, el odio, la culpa, la desesperación, la depresión, y así sucesivamente ". 

Como practicantes de Reiki tenemos las herramientas a nuestra disposición para sanarnos a nosotros mismos cuando la vida se pone difícil y no podemos encontrar el optimismo en el momento. 

Reiki nos aconseja a ser amables con nosotros mismos, saber que todavía podemos mantener la alegría en nuestros corazones a pesar de que es posible que tengamos otras emociones externas.