Reiki y el ACV

Puede ayudar el Reiki a las personas que sufren un derrame cerebral?

 Cada año, 15 millones de personas en todo el mundo sufren un accidente cerebrovascular. Casi seis millones mueren y otros cinco millones quedan permanente discapacitados. El accidente cerebrovascular es la principal causa de discapacidad, después de la demencia, la principal causa de muerte en personas mayores de 60 años y la quinta causa principal de muerte en personas de 15 a 59 años de edad, según la Federación Mundial del Corazón. 

Cuando sucede un accidente cerebrovascular y no da como resultado la muerte del paciente, puede conducir a otras complicaciones, incluyendo parálisis, lo cual implica que a menudo el paciente necesitará servicios de rehabilitación, como la terapia física, terapia del habla y más, con el fin de recuperar las capacidades perdidas. 

Durante este período de recuperación, añadiendo Reiki al régimen de tratamiento puede mejorar los resultados del paciente y proporcionar una serie de otros beneficios, principalmente la reducción de la ansiedad y el estrés.

A raíz de este evento angustiante, las personas se sienten abrumadas y ansiosas, porque tienen miedo a otro incidente en el futuro, y aquí es cuando el Reiki actúa para reducir estos sentimientos negativos, permitiendo al paciente relajarse, concentrarse en la recuperación y ayudar a equilibrar las emociones y reducir los cambios de humor frecuentes luego de este evento.

Reiki ayuda a fortalecer sistema inmunológico, dandole mejor eficacia a los tratamientos de rehabilitación y fisioterapia que pueden ser dolorosos para los pacientes con accidente cerebrovascular. 

El Reiki también puede ser útil en la prevención de accidentes cerebrovasculares en personas que están en alto riesgo de desarrollar coágulos en la sangre. 

Los coágulos en la sangre que causan los accidentes cerebrovasculares son más probables de ocurrir en los pacientes con enfermedades del corazón, colesterol alto o diabetes y aquí la técnica interviene para armonizar estas condiciones, actuando como preventor de la hipertensión arterial que es otro factor contribuyente conocido para el desarrollo de accidentes.